lunes, 21 de enero de 2013

Los secretos vs. la intimidad

Placer sin nada que esconder!

Algo que no solemos tener en cuenta es cómo afecta lo que escondemos al otro en la calidad de sexo que tenemos. Nos sorprendería saber que la mente, sean preocupaciones u otras emociones, no se encuentra tanto "volando" por algún lugar de nuestra cabeza como en lo concreto del cuerpo. De hecho para la cultura china la mente se encuentra ubicada en el pecho y el tórax. Es en esta parte del cuerpo, si somos puntillosos observadores claro está, que podemos percibir la CONTRACCIÓN y la EXPANSIÓN que la respiración produce al inhalar y al exhalar. Cuando tememos que el otro se entere de algo que guardamos en nuestro interior, algo que tiene que ver con lo que somos o lo que deseamos el pecho automáticamente se contrae. Esto sucede frente al temor en cualquier circunstancia. Al contraerse el pecho ya no somos capaces de sentir en plenitud porque el fluido de oxigeno está trabado en este lugar que casualmente está relacionado con los sentimientos de amor y de apertura. Y la intimidad consta precisamente de esto, de la capacidad de abrirse a lo que uno es sin miedos de ningún tipo. En realidad no hay nada que temer porque lo que sea que esté en ti es tan sagrado como tu presencia en este mundo. Incluso a veces nos sorprendería saber que a lo que tanto miedo le tenemos nos pasa a más de a uno!
Los animo a que encuentren nuevas maneras de comunicarse con su compañer@ atravesando absolutamente todos los miedos y contracciones que tengan. Libérense hablando desde el corazón, con honestidad y expresando lo que les sucede, lo que esperan del otro, lo que temen... A que sientan profundamente qué es en realidad a lo que le temen. ¿Acaso tengo miedo a no ser amado? ¿a ser rechazado, a no ser aceptado? Una vez obtengan una respuesta a estas preguntas evalúen si vale la pena seguir sosteniendo esta contracción en su pecho.

Cuando tanto el pecho como el resto del cuerpo se expande con fluidez, aceptando quién soy y amándome por lo que soy, cuando ya no tengo nada que ocultar y puedes ver completamente a través mío el sexo puede volverse un lugar extasiadamente placentero, expansivo, multiorgásmico e incluso, de unión con la Existencia misma. Es otra manera de vivir el sexo, tan placentero e infinito que es difícil de describir. ¡Anímate a recorrerlo y te sorprenderás de los resultados!

Ejercicio
Antes de hacer el amor lleva la atención a tu pecho: ¿está contraído o se expande con fluidez?
Pregúntate: ¿Hay algo sobre mí que temo que mi amante sepa?, ¿Cómo puedo expresar esto que siento con amor?