sábado, 30 de junio de 2012

La fuente de la creatividad

Qué hacer cuando no tenemos energía...

La energía sexual nos compone de tal manera que atraviesa todo nuestro cuerpo y forma parte de la energía que nos mueve cada día, en cada pequeña actividad. Se trata de la libido, de ese impulso que nos lleva a actuar, a desear, a crear cosas nuevas... Es la fuente misma de la creatividad que llevamos dentro nuestro y que nos llena de pasión por vivir. Pero qué pasa cuando pasa el tiempo y seguimos sin ánimo?, cuando nos damos cuenta de que nuestra creatividad ha desaparecido, que ya no tenemos las ganas que solíamos tener para ir a trabajar, para pintar, cantar o hacer el amor? Quizás antes no veíamos la hora de ir al gimnasio y últimamente se volvió algo mecánico, rutinario. Cuando nos damos cuenta de que antes disfrutábamos más de la vida, que teníamos la capacidad para dejarnos "fluir" y ahora ya no. 
Si sentiste que esto puede estar sucediéndote a ti puedo sugerirte ideas a "revisar":

Alimentación: revisa lo que estés comiendo, una mala alimentación puede hacerte "decaer" de una manera que nunca imaginaste. Trata de evitar consumir demasiadas harinas, sobretodo las blancas, que pueden estar siendo tóxicas para ti. Recuerda que la carne puede llegar a ser muy pesada para el organismo, si estás consumiendo más de la cuenta, puedes reducirla en cantidad. La maca levanta tu energía. Frutas, verduras y semillas siempre son una buena opción. 

Emociones: Es posible que tus emociones se hayan "estancado". Créeme, esto sucede muy a menudo. Algo que no dijimos o no pudimos expresar se vuelve en contra de nosotros y empieza a consumirnos por dentro. Generalmente hay una emoción predominante que suele "disfrazarse" de tristeza y esto es la IRA. A veces nos encontramos tan decepcionados con el otro que inconscientemente decidimos ponernos en víctimas y quedarnos en la cama, aparentemente tristes, sin ganas de salir ni de hacer nada. Para revertir esta situación mi sugerencia es que te tomes un tiempo para ti mismo y expreses toda esta ira en un almohadón grande o simplemente en el colchón. Descarga toda esta furia hasta que te sientas exhausto. Deja salir la emoción que sea. Suele pasar que un gran torrente de lágrimas sale a la superficie. Déjalo ser, sin prejuicios. Luego, siéntate cómodo/a y observa tu cuerpo un momento. Medita en silencio.

Salud: cada tanto es recomendable hacerse un chequeo en el médico. Las hormonas y otras cuestiones en nuestro cuerpo pueden estar "avisándonos" que algo no está funcionando correctamente.

Ejercicio: es una buena manera de hacer mover la energía corporal, la sangre y el oxígeno fluyen y eso hace que se renueve. Pero si ya estás haciendo ejercicio y aún así sentís que se volvió algo mecánico y rutinario, mi sugerencia es que cambies de actividad. Busca algo para hacer que sea distinto y si puede ser al mismo tiempo artístico, mejor! Sigue tus instintos espontáneos, sal a correr en cuanto te vengan las ganas, baila sin parar en el living de tu casa, salta alocado si te surge.

Medita: la meditación es una excelente manera de observar lo que te sucede sin pensar y con esto me refiero a que los pensamientos pasan, uno tras otro, pero no te aferras a ninguno de ellos. Implementa esto en lo cotidiano ya que no hace falta sentarse para meditar. En cualquier momento y en cualquier lugar pon tus sentidos a funcionar al máximo y encuentra a tu observador interno.

Masajes y mimos: házte mimos y caricias a ti mismo/a. Ámate, acarísiate, masajéate. Puedes contratar a un masajista o tal vez intercambiar masajes con tu pareja o amigos. Y cuando estés sol@ puedes masajearte al dejar la ducha. Un baño de inmersión es muy rico si tienes el tiempo para hacerlo. Mírate al espejo y dí a ti mism@ cuánto te amas. Canta al respecto, canta diciendo "Yo me amo", incluso cuando al principio parezca forzado. 

Aromaterapia: distintos olores pueden ayudar a despertar tu bienestar. Prueba con lavanda para relajarte, jazmín te brinda confianza, rosa tranquilidad, sándalo paz mental, enebro despeja las heridas pasadas...

Sol: tomar sol en la medida adecuada nos brinda bienestar y salud, provoca una sensación de buen humor y nos aporta vitamina D que es vital para el cuerpo, mejorando el riego sanguíneo del corazón y de todo el sistema nervioso. Para ello puedes sentarte unos minutos frente al sol a la mañana o al atardecer, internamente dale las gracias por lo que te ofrece y expándete en la sensación de calor que te da.

Ambiente: también afecta a la forma en que nos sentimos. Trata de hacer el ambiente que te rodea lo más confortable posible. Las plantas, los colores y los cuadros pueden ayudar. Haz del orden tu prioridad ya que si estás en un lugar desordenado también lo estará tu organismo. 

Naturaleza: como somos seres naturales inmediatamente sintonizamos con las plantas, la tierra y los animales. Deja espacio diario para respirar aire puro en algún parque o ambiente natural. Nutre tus sentidos de lo que te rodea dejándote llevar...

Consulta a especialistas: no quedes sentado esperando un milagro! Consulta a diferentes especialistas hasta que des "en la tecla" y mejores tu estado. Recuerda que la vida es una sola y que está para aprender a disfrutarla. Si no encuentras resultados con un profesional sigue buscando que por suerte, en la actualidad, contamos con gente que ha estudiado los diferentes ámbitos y niveles de la vida: el orgánico, el mental, el familiar, el energético, el espiritual y muchos más!

Espero que estos tips te hayan servido, y si tienes alguna duda o consulta puedes enviarme un mail a madrid.rominapao@gmail.com