jueves, 31 de mayo de 2012

Cuando no estamos sincronizando con el otro

¿Qué hacer cuando nos movemos a des-tiempo?

Hay muchas veces que por diversas razones no podemos sincronizar con nuestra pareja en la cama. Posiciones incómodas, tiempos y ritmos diferentes,  energías diversas, expectativas distintas… En fin, todo resulta en una falta de armonía de los cuerpos que se mueven sin dirección definida y esto por supuesto termina afectando la libido de uno o ambos amantes. Mi sugerencia es no seguir insistiendo con algo que no se está dando naturalmente. ¡Pero a no desanimarse! Hay una técnica muy eficaz para este tipo de momentos.

Ejercicios:
Variante 1. Para hacer con uno mismo (sólo o en compañía).

 Si tus relaciones sexuales no se están dando como te gustaría, estés solter@ o en pareja anota en un papel lo que esperas que te suceda. Sé bien detallista con respecto esto. Describe la situación, el ambiente, las posiciones, las sensaciones de placer, cómo te gustaría que se te acercaran…etc. Sé lo más preciso que puedas. Una vez que hayas terminado de escribir visualiza lo que has escrito rápidamente y pregúntate qué es lo que te haría sentir que tales cosas te sucedieran a ti. Sé conciso: resúmelo en una o dos palabras. Puede ser “sentirme amad@”, “placentero”, “amoros@”, “protector/a”, “caliente”, “bell@”, “admirad@”… lo que se te ocurra. 
Una vez que ya tienes tu palabra permítete sentir tal cualidad (la que sea: amor, placer, calor, belleza, admiración…) en todo tu cuerpo. Experimenta en el momento presente esto que tanto te gustaría tener. Vívelo. Expándete en esta cualidad que ya está dentro de ti.
Luego de unos minutos, SUÉLTALO. Pasa a otra cosa. Olvídate de esto y mantente atento los próximos días. ¿Ha cambiado en algo tu vida este ejercicio? ¡Practícalo y hazme llegar tu respuesta!

Variante 2. Para hacer en pareja antes del acto sexual.


Siéntense cómodos uno frente al otro. Cierren los ojos y visualicen todas sus expectativas sobre lo que quisieran experimentar sexualmente en ese momento. Sean muy detallistas. Lleven su imaginación al extremo de imaginar posiciones, sensaciones, colores, olores, sonidos, gustos…. Cómo les gustaría que se les acercaran, a dónde les gustaría que l@s tocaran primero, que palabras quisieran escuchar…etc. Hagan esto durante 5 minutos.
Luego expándanse en esta visión, en esta sensación o sentimiento. Sientan cómo esta experiencia de placer invade todo su cuerpo otros 5 minutos. Al finalizar, SUELTEN esta sensación e imagen. Olvídense de todo. Abran los ojos y conecten con los ojos de su compañer@. Ahora sí, déjense llevar sin prejuicios ni expectativas. Dejen que sus cuerpos los guíen natural y fluidamente.  


Tenés alguna duda? ¿Querés consultarme sobre algo de lo que quizás te pueda ayudar?
Enviame un mail a madrid.rominapao@gmail.com y recibirás tu respuesta. Tal vez pueda hacer algo por vos!